Consejos Saludables

Las ventajas del frío

¿Has deslizado y te has caído? ¿Te has dado contra el pico de una mesa? ¿Te has caído de la bici? Poner frío en la zona del golpe puede ayudar a disminuir el dolor.

Aplicar frío para calmar

Utilizado por los socorristas o deportistas, se aconseja aplicar frío cuanto antes después de un golpe y mantenerlo durante 10 minutos. Se puede volver a repetir cada hora o dos horas. Pero si el dolor persiste o se intensifica, se recomienda acudir al médico.

¿Qué dispositivo elegir para aplicarse frío?

Bolsa de frío

Es lo más sencillo y corriente. Sólo hace falta rellenar una bolsa con hielo y aplicarla sobre la zona dolorida lo más rápidamente posible. Su flexibilidad permite adaptarse a cualquier zona del cuerpo, en particular las articulaciones.

Las bolsas de hielo son de PVC y reutilizables. Algunas están forradas con tejido y otras no. Para las que no, se aconseja poner un trapo fino entre la bolsa y la piel para favorecer el transfer térmico.

Si no tienes bolsa de frío, puedes hacerte una casera

Gel criogénico

Se enfría en la nevera o el congelador durante varias horas antes de aplicarse. Se puede reutilizar.

Bolsa de frío instantáneo

Este tipo de bolsa contiene agua y sal separados por una pared interna. Sólo hace falta presionar sobre la bolsa para romper dicha separación y crear una reacción química que enfría el líquido. Es muy práctica porque no necesita una conservación en frío. Sin embargo, sólo se puede usar una vez.

Spray criogénico

Usado sobre todo por los deportistas, este dispositivo tiene un potente efecto antálgico pero hasta tal punto que puede llegar a enmascarar el dolor y animar a la persona a seguir practicando su deporte y así empeorar una posible lesión. El dolor es una señal que hay que tener en cuenta. Este dispositivo se debe aplicar con prudencia.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

ARNIGEL® es un producto cosmético